Buyer persona y Target ¿Es lo mismo?

Share on facebook
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on linkedin

En la actualidad es común escuchar que las personas asocian de forma similar los conceptos de buyer persona y target, pero la realidad es que, estos dos son totalmente diferentes, así que, si alguna vez te dijeron que era lo mismo o similar… ¡Error! te engañaron, pero no te preocupes en este blog te explicaremos de forma sencilla en qué consiste cada uno y cuales son sus diferencias.

 

A diferencia del término target o público objetivo, que es un concepto más abstracto que reúne a un conjunto de personas sin identidad propia, por ello, solamente identificando nuestro target es difícil de personalizar contenido sin la antropomorfización (es la atribución de características y cualidades humanas a los animales de otras especies, objetos o fenómenos naturales) del perfil al que nos dirigimos, el buyer persona no solo se centra en un nicho de mercado concreto, sino que es un concepto más complejo y va mucho más allá.

Por ende, más que tratarse de dos conceptos diferentes y contrapuestos, se entiende el target como un componente más que se suma al concepto de buyer persona. Es decir, el buyer persona viene a ser un público objetivo ampliado, ya que incorpora mucha más información, ya que, al fin y al cabo, su objetivo fundamental es crear un arquetipo del perfil en el que después basar las acciones de marketing de una empresa.

 

Imagina un producto que va destinado al sector femenino del mercado, como digamos el maquillaje, específicamente labiales de larga duración. en este caso, ya hemos descartado a aproximadamente la mitad de la población, es decir, los hombres. Si la franja de edad que, supuestamente, se interesa por nuestro producto es de mujeres de 16 a 60 años, tendríamos que hacer una nueva división.

 

Asimismo, dentro de este conjunto de mujeres de 16 a 60 años, el producto estaría enfocado a aquellas de clase social media alta y, dentro de esta clasificación, a las que tienen trabajo. De este modo, progresivamente, se van descartando segmentos del mercado, de forma que nos daría como resultado una subdivisión muy focalizada. Y es por ello que, al momento de definir nuestros buyer persona es importante ser empáticos (ponernos en sus zapatos), saber con detalle cómo y dónde suelen comprar así como dónde acuden a buscar información antes de la compra: una red social en concreto, internet, tiendas físicas, etc. Esta información nos ayudará enormemente a definir nuestro plan de marketing, que deberá girar entorno a un buyer persona definido para lograr la máxima efectividad. 

 

El desarrollo de los buyer personas es una actividad de vital importancia en la creación de contenidos, en el diseño de productos, en las ventas y en cualquier maniobra que esté vinculada con la obtención, gestión y fidelización de clientes, de hecho, el buyer persona se enfoca en definir las necesidades de los mismos clientes, y algunas características que se tienen en cuenta para definir al Buyer persona son las siguientes: 

  • Comportamiento
  • Personalidad
  • Antecedentes
  • Demografía
  • Objetivos
  • Problemas
  • Dudas
  • Quejas

Por otro lado,  el buyer persona no siempre tiene que ser el que toma la decisión de comprar el producto o servicio. De hecho, hay tres perfiles de buyer persona:

 

  • Decisor: es la persona que puede tomar la decisión final de la compra. Acostumbra a ser el caso más extendido, especialmente en B2C.
  • Prescriptor: la persona que recomienda el producto. Un ejemplo muy claro podría ser el de un médico que puede ser el prescriptor de un determinado medicamento.
  • Influenciador: la persona que, con su opinión, puede condicionar positiva o negativamente la decisión de compra. Es muy importante saber quiénes son los influencers de nuestro buyer persona, ya que esto nos ayudará a decidir con qué blogs y perfiles en las redes sociales vale la pena contactar para conseguir algún tipo de colaboración.

Por otro lado, el target va dirigido  al publico de acuerdo a su edad, sexo, nivel socioeconómico, es decir a la información básica de la persona. El target centra sus esfuerzos en el segmento del público que ha definido para vender su producto o servicio. El buyer persona aplica la necesidad que ha identificado a varios segmentos de ese público, más allá del sexo, la edad o el poder adquisitivo.

  • El target, al centralizar su labor en un solo segmento del público, suele olvidarse de otros segmentos igualmente rentables. El buyer persona saca provecho de varios segmentos de público que comparten la misma necesidad.
  • El target elige públicos concretos en función de aspectos como el sexo, la edad, el poder adquisitivo, entre otros. El buyer persona, en cambio, define necesidades.
  • El target centra sus esfuerzos en el segmento del público que ha definido para vender su producto o servicio. El buyer persona aplica la necesidad que ha identificado a varios segmentos de ese público, más allá del sexo, la edad o el poder adquisitivo.
  • El target, al centralizar su labor en un solo segmento del público, suele olvidarse de otros segmentos igualmente rentables. El buyer persona saca provecho de varios segmentos de público que comparten la misma necesidad.

En resumen, se puede comprender mejor la diferencia entre buyer persona y target con estos términos, se pueden complementar una con la otra pero no son lo mismo, ya que, el target se enfoca en la  información básica de los clientes y el buyer persona se enfoca no solo en lo básico si no el por qué hace las compras y el estudio específico de manera más profunda a sus clientes.

 

 

¡Comenta!

Nosotros

Nuestra filosofía se basa en las personas que aman crear, aprender y crecen juntas, un pequeño estudio de solo 15 personas que forman un equipo con lazos que trascienden el lugar de trabajo.

Post Recientes

Síguenos

×

Carrito